Comienzo

Desde una ruralidad viva y capaz nos enfrentamos a los desequilibrios y déficits que el medio rural soporta hoy. Unos territorios resilientes que deciden cambiar apoyándose en sus gentes, especialmente sus jóvenes, en una reinvención que conserva lo bueno, los valores atesorados de siempre, las riquezas culturales, sociales y naturales, mientras construye desde la innovación social, económica y tecnológica.

Nuevos proyectos, nuevos emprendimientos sociales sobre fuertes raíces que conservamos y valores que incorporamos. Una ruralidad diversa y activa, moderna, generosa y dispuesta a compartir el saber tanto en su medio como con el urbano. Una ruralidad parte de un todo mayor que trabaja en la búsqueda del equilibrio y el desarrollo común enmarcado en una propuesta para el cuidado de la vida.

Aprovecha esta invitación a conocer y a participar de la Escuela Rural de Emprendimiento Social. Cuatro palabras que reúnen más contenido del que una sobremesa pueda absorber por más que el nivel de adultez sea elevado.